Poemas

domingo, 3 de julio de 2011

Con serenidad de luna



Descalza de amor
me urgía descubrir
como mirarme
en un nuevo espejo
que reflejara tus ojos
y te fijaras en mí,
detenido en el tiempo.
¡Oh que angélico muro
derribé sin verlo!
Sí, inventé un jardín
para florecer de nuevo
polinizar mis memorias
y renovar mis sueños.
Entornar mi penumbra
de rosales inquietos,
honorados de azules
y sabores de almendros.
Dulzainas corolas
bramantes sin dueño,
galenas del alba
vestidas de vuelo,
con serenidad de luna
y célicos destellos.
Jagüel del cielo
con sonidos de lluvia;
un vergel de naturas
con brotes de incienso.
Hoy vislumbro en tus brazos
como un estío cimbreño,
en tu piel me derramo
como azote del viento
y en mi oscilar mañanero
con tus labios me embriago
de elixires canelo.
Vestida de noche
con tu cálido verbo
deslizo en derroches
de audaz entrevero
y en tu aliento de hado
mis suspiros doblego.
Tú, adalid de mis celos
pruébame en mi envero
con cremor de abocado
y remar de habaneras,
Tiéndeme a tu vera
entre clámides de adelfas
y redime mi agonía
de almíbar y sueños.

Elen Lackner

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada