Poemas

domingo, 3 de julio de 2011


Mi piano, mi vida (declamado por Rosa Iglesias)

Amaneció día soleado, así recuerdo, así lo escribo,
estrujado, mañanero, caminante de viejos caminos.
Llegaste cansado, admirado, temeroso, sumiso
pesado en tu andar, lento, casi huidizo.

Te miré, no creía, eras tú lo que mis ojos veían
¡Un piano! Mi piano. Un amigo para toda la vida.
Te esperé noches y días, no muchos, por mis pocos años
con ilusión de acariciarte con mis manos de niña.

Nos miramos frente a frente, era tu piel tan oscura
tus teclas muy blancas, como con brillo de luna.
Así comenzó nuestra historia, la tuya, la mía ...
con el vibrar de tus cuerdas, con melodías de cuna.

¿Te acuerdas, piano mío ?
Cuando tú me consolabas o a mi lado reías
con sonidos fuertes y otros muy suaves
imitando la brisa.

Pasaron los años, te dejé muy solo por un año y días
navegué una esperanza, crucé las aguas de un verde río
de viento pampero, de hilos de plata
soñando tu música, extrañando tu ausencia,
imaginaba público... pero eran sólo estrellas.

Pero volviste, otra vez a mi lado,
sin un surco en tu cuerpo, sin marca en mis manos.
Danzando mi música de sueños con mañana
en el tren de la vida y en la emoción de mis brazos.

Elen Lackner

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada