Poemas

martes, 10 de enero de 2012

Impaciente y desprendida

 

Entregada a una nube,
desmenucé recuerdos;
 detenida en una estela, 
observé el estribar
 de una broza y sus esquejes
 aturdidas con desvelo 
crujían al rotar de sus cadencias
 habitadas por los claros arrebatos
 de verdores y hojas muertas. 
Estreché la pasión de mis límites
 con el manto de una luna sibilina
 luminada en la faz de su planicie 
bajo influjo de trotar una aventura.
 Me dormí con querencias de alondra 
desperté como audaz golondrina 
y así volé y volé
 hasta que mis alas 
velaron tu sombra 
 al regreso de los sueños 
donde un grial de alabastro
 desformaba su brillo, 
sin azules,
 bebido al sopor de mi tiemblos.
 Perseguí la furia y sus vientos;
 atravesé el desierto 
llegué al fondo de los sentimientos, 
palpé ausencias, 
esgrimí memorias
 y así arribé encendida 
al zumbido de tu cuerpo. 
Impaciente y desprendida 
 desgreñé en tus loas
 sobre enveros como rosa
 acoplada,casi estrella,
 para rociarme en tu piel
 bajo lluvia en un divan
 entre vainas del cielo. 
Volví sobre instantes sinceros, 
velada sobre un tapiz de alameda
 pura y ardiente, 
 derramé palabras
 sobre un mar de violetas
 ebria de lises y esencias.
 Embriagué mis labios,
 bebí de tu boca, 
respiré tu aire, 
suspiré en tu aliento, 
 me miré en tus ojos,
 me quemé... en tu fuego.


 Elen Lackner

2 comentarios:

  1. QUIÉN PUDIERA QUEMARSE EN TU FUEGO, QUERIDA ELEN... TUS PALABRAS SON EL FUEGO MISMO.

    ResponderEliminar
  2. Hola Jorge: muchas gracias por tu comentario. tqm.Elen

    ResponderEliminar